AMAPOLAS AL VIENTO

AMAPOLAS AL VIENTO

De niño pensaba que las amapolas eran las flores más maravillosas, pero me desilusioné cuando las cogí. Los pétalos se deshicieron entre mis dedos y su olor no es muy agradable.

Pasado el tiempo se han vuelto a ganar mi respeto, estas flores de campo tan abundantes, porque su color embellece cualquier cuadro o fotografía. Aquí tenemos un ejemplo: un campo con amapolas y soplando el viento de la tarde.

16 comentarios en “AMAPOLAS AL VIENTO

  1. Y no son pocos los pintores que las han inmortalizado. Cuando las veo me recuerdan,por su fragilidad, ese pequeño poema de Juan Ramón Jimenez : ” No la toques más, que así es la rosa”
    Un abrazo

    Me gusta

    • Cierto, frágil es. A mí me gustan las flores donde están, no me gusta hacer ramos o cogerlas, donde salen es su lugar. Pero antes era muy común salir al campo a coger flores, algunas no llegaban a casa, se estropeaban por el camino.
      Un abrazo.

      Me gusta

  2. Fiquei simplesmente encantada quando vi um campo repleto delas quando estive na Espanha e ainda mais com margaridas misturadas… é de cair o queixo tanta beleza!!! São admiráveis, lindas, fotogênicas,… ainda que não tenham perfume ou seja sensíveis ao toque são magníficas, belíssimas! Ufffffff…
    Um beijo

    Me gusta

Si lo deseas, deja un breve comentario, lo agradeceré.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .