EL CID – HISTORIA Y MITO DE UN SEÑOR DE LA GUERRA

cubierta-el-cid-4ed-web

He terminado de leer este libro. Leí una reseña en la prensa y como me interesaba lo solicité a la Biblioteca Pública de Zamora, que tuvieron la gentileza de comprarlo y de avisarme para que fuera su primer lector.

El Cid es un guerrero que se acabó convirtiendo en un mito. En mi ciudad, Zamora, es uno de los personajes que despiertan ecos de un pasado glorioso, años en los que Zamora llegó a ser una de las ciudades más importantes del reino de León, ya que era una ciudad fronteriza, que con el paso de los años congregó gentes de todo tipo y condición, dándose la circunstancia de que su mayor esplendor como ciudad coincidió con su mayor diversidad en cuanto a la población: leones, gallegos, portugueses, castellanos, judíos, francos, mudéjares…

CASTILLO DE ZAMORA

CASTILLO DE ZAMORA

Primero debemos situar la historia que dio lugar a los hechos que rodean la figura del Cid y del Cerco de Zamora.

“A la muerte de Fernando I de León en el año 1065, éste repartió su reino entre sus hijos, otorgando a Sancho el condado de Castilla en calidad de reino, a García el reino de Galicia, y a Alfonso el reino de León. No obstante, a Sancho, como primogénito, no le debió parecer justo que se le otorgase Castilla, al considerar que se le estaba desposeyendo de León, que había sido el reino más importante de los que integraban la corona de Fernando I, y al que consideraba tenía derecho como primogénito. Así, en el año 1065 comienza a reinar Sancho II en Castilla hasta que, tras la muerte de su madre la reina Sancha de León, comienza a reclamar para sí el reino de León que había sido asignado a su hermano Alfonso, comenzando las hostilidades entre ellos. Sancho II sorprendió a Alfonso en la Batalla de Llantada, en la cual Sancho puso en fuga a su hermano y a las tropas leonesas.

Alfonso, tras regresar a León, se enfrentó de nuevo a Sancho en la Batalla de Golpejera, resultando preso Alfonso, que luego fue desterrado, posiblemente por la intervención de Pedro Ansúrez, y pidió asilo en la taifa de Toledo donde reinaba Al-Mamún de Toledo. Sancho ya se había hecho con el control del reino de Galicia, regido hasta el año 1071 por su hermano García, habiendo seguido García con un contingente militar a las tropas de Sancho hacia Portugal, donde le presentó batalla en Santarém, hecho que acabó con el apresamiento de Galicia. Ahora quedaba expedito el camino a las posesiones de Elvira en Toro y Urraca en la vecina ciudad de Zamora. Urraca no aceptó integrarse en el reino de Castilla y Sancho asedió la plaza, que no se rindió ante las tropas castellanas. “

Fuente: Wikipedia.

La relación del Cid con Zamora aparece reflejada en un cantar de gesta titulado “El Cerco de Zamora”. En él se narra el cerco de la ciudad  por el rey don Sancho y su muerte por un caballero zamorano llamado Bellido Dolfos.

DE PORTILLO DE LA TRAICIÓN A PUERTA DE LA LEALTAD

PORTILLO DE LA LEALTAD O DE LA TRAICIÓN

Se sabe que el Cid participó en el sitio de Zamora como alférez del ejército del rey castellano Sancho II, pero la leyenda y la literatura lo sitúan en su juventud en la ciudad,  incluso que veló sus armas para ser armado caballero en la pequeña iglesia iglesia de Santiago de los Caballeros o que tuvo un romance de juventud con la señora de la ciudad, doña Urraca. Hay una edificación en la ciudad, cercana a la catedral que se le llama la Casa o Palacio del Cid, aunque nunca se haya podido demostrar que residiera en él.

fullsizeoutput_7230

CASA DEL CID O PALACIO DE ARIAS GONZALO

A partir de la muerte del rey don Sancho accede al trono de León y de Castilla su hermano Alfonso VI, que estaba desterrado en el reino musulman de Toledo. Según la tradición, se acusó a doña Urraca y a su hermano, el rey Alfonso, de haber preparado una trama para asesinar a Sancho II, lo que nos lleva a que supuestamente el Cid le exigiera al rey Alfonso que jurara que no había tenido nada que ver con la muerte de su hermano, antes de aceptarlo como rey; es lo que se conoce como la “Jura de Santa Gadea”. A partir de aquí comienza la leyenda del Cid, que dio lugar al cantar de gesta “Cantar de Mio Cid”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

IGLESIA DE SANTIAGO DE LOS CABALLEROS

En este libro sobre el Cid el autor, David Porrinas González, hace un estudio riguroso sobre su figura, separando lo que se considera que es histórico de lo que pertenece a la leyenda, así como el tratamiento y el uso que se ha ido haciendo de él según la época y los intereses de los poderes políticos. Hace un repaso a las obras literarias que han ido creando en la población española una imagen legendaria de un guerrero excepcional que supo moverse en una época de cambio, un gran estratega que todavía hoy sigue despertando gran interés. Una prueba de ello es que este libro va por su cuarta edición.

Hay escritores actuales que se han acercado a la figura de este guerrero que consiguió ser dueño y señor de Valencia y que murió sin ser derrotado en ninguna batalla. Arturo Pérez Reverte publicó “Sidi”. En esta novela el Cid es un señor de la guerra, ha sido desterrado y tendrá que buscar un señor al que servir. Lo encontrará en el rey musulmán de Zaragoza. Pero en esta novela lo que el autor nos quiere mostrar es la personalidad de Rodrigo Díaz de Vivar, su forma de ser y de actuar.  Es la visión de Arturo Pérez Reverte.

El novelista y profesor de Historia Medieval, José Luis Corral, ha escrito “El Cid”. En esa novela se va contando la vida y andanzas del Cid Campeador a través de un infanzón de le servirá hasta su muerte. Muy interesante si queremos acercarnos desde una perspectiva histórica.

Todo lo escrito anteriormente son opiniones de un lector interesado en la Historia en general y de la historia de mi ciudad en particular.

DSC_0027

ZAMORA NO SE GANÓ EN UNA HORA

10 comentarios en “EL CID – HISTORIA Y MITO DE UN SEÑOR DE LA GUERRA

  1. El verdadero héroe fue el caballero zamorano Bellido Dolfos al que los castellanos demonizaron, pero el único que defendió la última plaza del Reino de León en manos de doña Urraca y que le hicieron pagar cara su defensa. Luchas fraticidas, intereses reales y mercenarios como el Cid, eran lo habitual del periodo convulso medieval. Pero también hubo actitudes heróicas no reconocidas como la de Bellido Dolfos para quien existió en su propia ciudad de Zamora el llamado Portillo de la Traición, hoy -afortunadamente- llamado Portillo de la Lealtad, el lugar por donde abandonando la ciudad cercada por los castellanos llegó a la tienda del rey Sancho para matarlo y liberar del cerco a la ciudad defendiendo a sus gentes y su reina y al que el Cid no pudo dar alcance porque -según cuenta también la leyenda- montó su caballo sin llevar puestas las espuelas… Lo de la Jura de Santa Gadea y otras anécdotas no existió nada más que en el imaginario castellano.
    Muchas gracias por tu aportación y ojalá se escriba pronto el libro de Bellido Dolfos.
    Salud.

    Le gusta a 1 persona

    • Lo de del caballero que cabalga sin espuelas forma parte de la imaginación y los cantares, así como la forma de morir el rey don Sancho, ya que no está demostrado como murió, aunque se piense que fue una acción muy concreta de Bellido Dolfos o una acción de un ataque de unos cuantos guerreros. Resulta difícil ahora esclarecer aquellos hechos que los castellanos han contado a su manera. Pero resulta chocante que en Zamora se haya idealizado más al Cid o al rey don Sancho que a Bellido Dolfos, doña Urraca o el rey Alfonso VI.
      Salud.

      Le gusta a 1 persona

      • Pues sí que es chocante la asimilación cultural castellana que hasta desdibuja o desfigura la historia y la conciencia colectiva. El esfuerzo en la reconquista y el poder de Alfonso VI o la decisión de doña Urraca parecen trasladarse a las aventuras de un Cid Campeador como si él solo hubiera extendido las fronteras del Reino de León, que hacen castellanas. Incluso, como anécdota, tuve una pequeña discusión con una guía en Ávila cuando nos presentaba a Alfonso VI como rey de Castilla. Cuestiones peregrinas.

        Le gusta a 1 persona

      • Rey de León y creo que se denominó emperador. Leí una biografía sobre él hace tiempo que me cambió la idea que tenía sobre él. Muy hábil políticamente. Consiguió conquistar Toledo sin hacer asedio. En cuanto al Cid sus andanzas se desarrollaron más en el reino de Aragón y en la zona del Levante a partir del destierro, salvo alguna cabalgada por Guadalajara. Salud.

        Le gusta a 1 persona

Si lo deseas, deja un breve comentario, lo agradeceré.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .