OTOÑO EN EL CANAL DE CASTILLA

 

El Canal de Castilla fue una obra hidráulica que comenzó su construcción en la época de Fernando VI,  a mediados del Siglo XVIII, con ella se pretendía sacar a la Meseta del aislamiento y comunicarla con el Cantábrico en Santander, para poder enviar cargamentos de cereal.
Después de la guerra de la Independencia, Fernando VII pretendió continuar las obras paralizadas, pero debido a las crisis de la época se traspasó el canal a una empresa privada, que finalmente sería la que se hizo cargo de su explotación.
En la época de Isabel II, en 1849, se dan por finalizadas las obras y comienza su explotación por una empresa privada durante 70 años, que una vez finalizados pasa el Canal de Castilla a manos del Estado.
Será entre los años 1850 a 1860 la época de mayor esplendor del Canal, a través del cual se transportarán mercancías diversas, aunque predominarán los cereales y sus derivados. Tiene una longitud de 207 kilómetros y discurre por las provincias de Valladolid. Palencia y Burgos.

Este movimiento de mercancías generará un desarrollo importante en las localidades por la que discurre el Canal de Castilla, aunque no tardará en comenzar su declive siendo sustituido por otros medios más rápidos como el ferrocarril.

 

Hoy tiene usos turísticos, se puede viajar en barco y visitar los edificios relacionados con esta infraestructura, además es un área recreativa para los habitantes de Medina de Rioseco, sus caminos laterales se utilizan para pasear, tanto a pie como en bicicleta.

LA RÚA – MEDINA DE RIOSECO

Para una mayor información:
EL CANAL DE CASTILLA