CASTILLO DE VILLALONSO

Castillo de Villalonso

Villalonso es un municipio y localidad española de la provincia de Zamora, situado a 12 kilómetros de Toro, en el límite de las provincias de Zamora y Valladolid. Tiene una población de 68 habitantes.

Hoy es conocido fundamentalmente por su castillo, que en la época medieval fue una fortificación muy importante ya que formaba parte de la línea defensiva entre los reinos de León y Castilla.

Vista de Villalonso desde el castillo

El castillo tuvo varios señores a lo largo del tiempo; uno de los principales fue la orden de Alcántara a quien Alonso Pérez de Vivero compró la propiedad. Este caballero hizo en 1449 una permuta de bienes con Juan de Ulloa que, en 1470, obtuvo el título de señor de la villa de Villalonso. Fundó mayorazgo y construyó el castillo que aun existe. Colocó sobre la puerta de ingreso el escudo de su esposa María Sarmiento, y el de su propio linaje, Ulloa. Juan de Ulloa era regidor y alcaide de la ciudad de Toro cuando se desencadenó el conflicto de la Guerra de Sucesión Castellana en el que se declaró partidario de la causa portuguesa y por cuyo respaldo murió defendiendo el castillo en 1476. Su viuda continuó en la lucha pero fue derrotada tras lo cual tuvo que entregar no solo Toro sino también Mota del Marqués y Villalonso.

Almenas del castillo

Tras estos acontecimientos, María Sarmiento hizo un pacto de rendición por el que se establecía que recibiría el perdón real de los Reyes Católicos y el derecho a conservar la fortaleza de Villalonso. Años más tarde su hijo Diego —segundo señor de Villalonso— vivió una situación muy parecida al alinearse en el bando de los comuneros, que fue el bando perdedor. Condenado a muerte en 1524, pudo conmutar la pena por el pago de 10 000 ducados; además le fue posible conseguir la restitución de sus bienes incluido este castillo y así pudo añadirlo al mayorazgo de Ulloa en 1529. Fue entonces cuando mandó labrar el escudo de sus armas encima de los escudos de sus padres, sobre la puerta de entrada.

Torre del homenaje

En el siglo XX la fortaleza era propiedad de Ángela María Téllez-Girón —duquesa de Osuna— y durante los años setenta sirvió de escenario a más de una película de ambiente medieval, como fue la titulada Robin y Marian protagonizada por Sean Connery y Audrey Hepburn. El 27 de febrero de 1984 la duquesa vendió el castillo a los hermanos Jesús y Elizabeth Cueto Vallejo. Durante varios años el recinto estuvo cerrado hasta que en 2006 comenzaron las obras de remodelación y arqueología con la intervención de la Fundación de Patrimonio Histórico de Castilla y León, obras que finalizaron en 2011. Es visitable, ajustándose al horario previsto. Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Castillo_de_Villalonso.

Tuve la ocasión de visitarlo y sin ninguna duda lo recomiendo, ya que tiene unas vistas impresionantes sobre el entorno, se puede divisar hacia el sur la cercana ciudad de Toro y hacia norte y noreste las localidades de Benafarces y Tiedra con su castillo, ambas localidades de Valladolid, aunque en la época medieval formaban parte del reino de León hasta que el rey Fernando III «el Santo» que era rey de Castilla desde el año 1217 se convirtió en rey de León en el año 1230 tras la renuncia de Teresa de Portugal, la primera mujer del anterior rey de León Alfonso IX, a los derechos de sus hijas Sancha y Dulce en la Concordia de Benavente.

En primer término la localidad de Benafarces y en segundo término Tiedra con su castillo.

ESCUDERO: ESCONDIDO ENTRE MONTAÑAS

Entrada al pueblo de Escuredo.

Hay localidades que sin saber la razón se tiende a ir a frecuencia, cada cierto tiempo se regresa aunque se conozca hasta el último rincón. Esto me sucede con el pueblo de Escuredo. Hace bastantes años fuimos en verano a visitar el santuario de la Virgen de la Aparecida.

Santuario de la Virgen de la Aparecida.

Al ser verano había bastantes casas abiertas, aunque durante el invierno se quedaba abandonado, un pueblo con casas de nueva construcción, donde apenas hay ruinas y con huertos que sus habitantes ocasionales cultivan con esmero.

Calle principal

En otra visita en primavera nos encontramos con dos personas que nos contaron curiosidades del lugar, y aunque durante el resto del año no vivieran en él estaban muy orgullosas de que se hubieran construido nuevas viviendas.

Escuredo es un pueblo de Sanabria situado en la Sierra de la Cabrera Baja, desde aquí se comunica con la provincia de León. Está rodeado de dos arroyos: el arroyo de la Rigada y el arroyo del Humeiro.

Arroyo de la Rigada
Arroyo del Humeiro

Estos dos arroyos son el origen del río Negro, afluente del río Tera que a su vez desemboca en el Esla, uno de los principales afluentes del río Duero.

El nombre de Escuredo se cree que procede de lenguas anteriores a la romanización y su significado es olmedo. También hay palabras que no tienen nada que ver con el latín como «humeiro» que es el nombre que se le da al aliso (alnus glutinosa).

Llegar a Escuredo no es sencillo, no porque nos podamos perder sino porque es el último pueblo de la provincia y el último tramo de carretera, desde Doney de la Requejada, tiene bastante curvas con muchos tramos muy deteriorados, pero eso no impide que cuando se llega a Escuredo tengo la sensación de haberme perdido en el tiempo. Solo se oyen los pájaros y el sonido permanente del agua de los arroyos.

Paseando por sus rincones nos encontramos con restos de antiguas viviendas, algunas con riesgo de ruina o invadidas por la vegetación, pero que nos permiten imaginar como podría ser la forma de vida de sus habitantes en el pasado.

Casa tradicional: abajo las cuadras del ganado y arriba la vivienda.
Restos de viviendas y un pajar.
Vivienda con mezcla de diferentes materiales de construcción.

En el interior de una de las viviendas encontramos dos carros característicos de la comarca de Sanabria.

Son carros estrechos, como son los caminos de montaña. En este caso sus ruedas tienen un aro metálico, aunque los hay con rueda maciza de madera.

Vista general de Escudero desde el Santuario de la Virgen de la Aparecida.

Durante la pandemia hubo gente que vino al pueblo para pasarla quí, al igual que sucedió con otros pueblos, pero luego regresaron a su residencia habitual. En el otoño del año 2020 había tres casas habitadas porque de sus chimeneas salía humo, en la actualidad aunque en el censo del año 2016 figuren 12 personas no estoy seguro que se corresponda con la realidad; solo pudimos ver una casa que tenía aspecto de estar habitada. Durante nuestro paseo por el pueblo no vimos a nadie en la calle, algo bastante habitual en casi todos los pueblos.

Tres ventanas.

En verano debe haber bastante vida social, porque nos llamó poderosamente la atención un cartel:

Siempre que camino por lugares como Escuredo me pregunto cómo sería su vida diaria, lo difícil que tenía que ser sobrevivir en épocas pasadas, con una economía de supervivencia y unas comunicaciones muy deficientes; todavía hoy no resulta fácil, hay 23 kilómetros hasta Puebla de Sanabria y se tarda casi media hora. Por eso es fácil comprender que sus vecinos buscaran un futuro más prometedor, aunque eso no ha impedido que conserven y mejoren sus casas para volver a disfrutar de su pueblo, al igual que sucede con tantos pueblos.

Volveremos.