LOS VADOS DE SAN CIPRIÁN DE SANABRIA

San Ciprián de Sanabria es una pequeña localidad situada en un valle que surcan varios arroyos y rodeada de montañas. Hay una ruta de senderismo que conduce a un lugar llamado los vados, camino de carros que se usaba para ir a buscar el brezo, también llamado urz, que se usaba como combustible en las viviendas tradicionales, planta muy preciada porque sus raíces producen bastante poder calorífico.
En este lugar de los vados hay un arroyo que salva un desnivel bastante pronunciado con pequeñas cascadas y abundante vegetación, en especial abedules, el serbal de los cazadores o los alisos.

Sugerencia: Clicad en las fotos para verlas con más amplitud.

CAMINO DE LOS VADOS II

Estoy terminando el curso y en estas fechas el trabajo se acumula; por ello, durante una temporada no podré visitaros con la frecuencia que quisiera y no sé si publicaré algo, como mucho alguna foto y poco más, hasta que acabe el curso a finales de mes.
Os dejo algunas fotos de la ruta de los vados de San Ciprián. Son flores, alguna no la he sabido identificar así que no pondré su nombre. Si alguno lo sabéis me gustaría que me lo dijerais, aunque creo que una es brezo y otra es saúco blanco, pero las florecillas blancas no lo sé.

Hasta pronto.

LA RUTA DE LOS VADOS

Para hacer la ruta de los vados hay que ir hasta San Ciprián de Sanabria, un pueblo poco conocido, pero que conserva la estructura tradicional de los pueblos sanabreses.

La ruta se inicia al lado de la iglesia, aunque hay otra variante que consiste en ir por el centro del pueblo. En este caso, cruzaremos la carretera y entramos en un pequeño sendero que discurre entre los huertos.

Cuando terminan los huertos, nos encontramos con un arroyo que una vez rebasado lo dejamos a la derecha e iniciamos la marcha por el camino.

Es una senda cómoda y se avanza con rapidez. Nos encontraremos con el arroyo que nos va a acompañar durante todo el recorrido y para ello debemos pasar por un pequeño puente.

Más adelante veremos una construcción muy especial: “un curmeneiro”.

Hay testimonios de que había osos por esta zona, en el año 1920 fue abatido uno en San Ciprián cerca de un colmenar, es de imaginar que fuera éste. De ahí la importancia de proteger con edificaciones de este tipo las colmenas.
El arbusto más abundante es el brezo y de sus flores elaboran las abejas una miel muy oscura, siendo quizás la menos dulce pero que es muy apreciada. En Sanabria se sigue elaborando esta miel de forma artesanal.

A partir de este lugar se inicia una ligera ascensión, abundan las rocas y es en este sitio donde se pueden ver “las rudeiras”. Por aquí subían y bajaban los habitantes de San Ciprián con sus carros de madera para transportar todo lo que el monte ofrecía.

En esta zona pudimos observar una víbora que al sentirnos se apartó del camino pero nos dio tiempo a observarla, aunque no a fotografiarla.
Ya nos vamos acercando a nuestro destino, la senda va paralela a un río que nos acompaña con su sonido.
A medida que nos vamos acercando podemos ver que se produce un cambio en la vegetación; hasta ahora predominaba el monte bajo con abundancia de escobas, brezo… pero comienzan a aparecer árboles como los abedules y  los serbales.

Hemos llegado nuestro destino en tres cuartos de hora aproximadamente y nos encontramos con un vado que cruza el río Barciniella. Descansamos un poco e iniciamos el camino de regreso.

A la altura del colmenar había un puente que una riada se llevo, cuando el río lleva poca agua se puede cruzar y regresar por otro camino que nos conduce al pueblo, en esta ocasión como bajaba con bastante agua optamos por volver por el mismo camino de ida.
Entre la ida y la vuelta se tarda hora y media aproximadamente, sin hacer grandes esfuerzos, por que la ruta es sencilla y se puede considerar de dificultad baja.
A continuación añado un vídeo de las cascadas.